LA DANZA DE LAS MARIPOSAS

Las mariposas lo saben bien; volar es maravilloso. Aunque a veces, en días de viento, el aire les lleva sin control, donde el azar disponga. Tiempo de aterrizajes forzosos, batacazos y vagar sin norte una vez más, doloridas, en busca de los prados y las flores.
 
Peor es esa temporada en que el ambiente se vuelve lluvioso y triste. Interminables días de alas mojadas y sombrías, en los que la humedad consigue penetrar hasta el alma y ni si quiera el ánimo queda para intentar levantar el vuelo.
 
Parece que no va a llegar nunca, pero por fin, una mañana amanece con un brillo especial que ellas conocen bien. Y saben que llegó el día. Y saben que, de nuevo, durante largas semanas, disfrutarán de días frescos y luminosos, de fragante brisa y coloridos paisajes.
 
Entonces toman alegres los campos y danzan en el aire. Y entonces no les cabe ninguna duda; la espera mereció la pena. Los desapacibles días no lo empañan. Volar es maravilloso.
 
Y vuelan. Y danzan. Y danzan y vuelan. Y vuelan mientras danzan.
 
Es por eso que las mariposas nunca vuelan en línea recta, es que no saben volar sin emocionarse. Y no saben emocionarse sin danzar.
Y vuelan. Y danzan. Y danzan y vuelan. Y vuelan mientras danzan.

Trackback URL

,

2 Comentarios en "LA DANZA DE LAS MARIPOSAS"

  1. Pirrakas
    13/03/2010 at 3:54 Permalink

    Bonita foto! ^___^
    ¿Qué especie es? (Curiosidad frikil).

  2. Pirrakas
    13/03/2010 at 3:55 Permalink

    ¡Ah, demontre,si ya lo pone en la entrada! Parnasius apollo… qué chula.

Hola extrao, deja un comentario:

ALLOWED XHTML TAGS:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Suscribirse a los comentarios