PEPITO

Pepito, venía con el nombre y con la casa.

Tuvo mala pata y hubo que cortarle una.

No sabemos en realidad que le pasó; desapareció varios días y le encontramos en una conejera esperando agotar no sabemos cual de sus siete vidas; tenía mala pinta,y no quedó otro remedio  que cortar literalmente por lo sano.

Hoy en día, no puede subirse a los árboles y nosotros somos ahora su cuarta pata para rascarse donde no se llega;  pese a todo creemos que tiene una vida plena: caza, se va de pingo y holgazanea todo lo que puede. Ya os tendremos al día de las andanzas y correrías de este michino de ojos color hierba.

Trackback URL


Un comentario en "PEPITO"

  1. Rodolferas
    10/08/2011 at 16:08 Permalink

    Mira que los gatos, por lo general, no me suelen caer bien… Pero este en concreto parece bien majo. Y guapetón. Iría a visitarlo, pero la casera no me deja. Dice que es bastante tragón (como yo), y que mis lorzas igual le resultaban tentadoras.
    De todas maneras, siento simpatía hacia todos los animales un poco defectuosos, porque yo también lo estoy un poco. ¡Un afectuoso “cuí, cuí” para Pepitón!

Hola extrao, deja un comentario:

ALLOWED XHTML TAGS:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Suscribirse a los comentarios