ALCAUDÓN DORSIRROJO, de Mozambique a Basokolore y sin papeles. 2018

06-05 Ya han venido los alcaudones a Basokolore.

Alcaudón hembra

17-05 El alcaudón macho lleva material para el nido en el zarzal del corredor ecológico.

Alcaudón macho

10-06 Un alcaudón macho se posa muy cerca cuando voy segando. En realidad  hay dos parejas de alcaudones porque veo dos machos distintos a la vez.

23-06 Están criando en el corredor ecológico, ceban el macho y la hembra, sobre todo pronto por la mañana y al atardecer. Pasa un arrendajo cerca del nido de alcaudones y salen los dos padres disparados a perseguirle.

30-06 Los pollos ya han volado y les ceban cerca del nido.

01-07 Andan por las colmenas. Llueve bastante.

02-07 Parece que la gata ha cogido uno de los volantones.

06-07 Ceban tanto el macho como la hembra a los volantones.

08-07 El macho adulto parece que trae una lagartija en el pico.

A uno de los volantones  ya se le está insinuando el antifaz de macho.

22-07-2018 Alcaudón dorsirrojo mudando a adulto.

En Basokolore año tras año, un visitante alado con “antifaz de bandido,” y sin papeles, regresa en las mismas fechas y al mismo lugar, después de un largo y peligroso viaje, de nada más y nada menos, que 10.000 km.

Nuestro asombroso viajero es el Alcaudón dorsirrojo, un ave de pequeño-mediano tamaño, que realiza una misteriosa migración, como igual de misteriosa, es su distribución reproductora, ya que sólo cría en las campiñas de la cornisa cantábrica.

Cría en las zonas de campiña, pero éstas son cada vez son más escasas. La explicación, además de económica, es sociológica, y está imbricadamente unida al paisaje dibujado por el caserío. La unidad familiar del caserío se ha roto por el proceso industrializador del siglo anterior que hizo que los hijos fuesen a trabajar a la industria y abandonaron o disminuyeron sus trabajos en el caserío. Al baserritarra cada vez más mayor y cansado, se le han ido quedando grandes las campas en torno a su caserío y ha ido plantando en sus terrenos, desde los más lejanos a los más cercanos, pinos de rápido crecimiento. El caserío, como unidad socioeconómica y ecológica, su reconversión a viviendas en el campo, y el abandono de su actividad agrícola ganadera, están haciendo que este paisaje tan característico y biodiverso se encuentre en peligro de desaparición.

No sabemos con certeza si este es el motivo por el cual a su vez es más escaso el alcaudón dorsirrojo en Bizkaia, llegando su descenso poblacional a ser muy preocupante, pero, es de sentido común, que al reducirse los hábitats donde poder reproducirse se reduzcan a su vez sus poblaciones. Necesita de tupidos zarzales, antes más abundantes en los lindes de terrenos y caminos, pero a su vez de campos abiertos, praderías, donde poder cazar insectos. Suele almacenarlos pinchándolos en arbustos espinosos o en el mismo alambre de los cercados para el ganado.

Este asombroso pájaro viene en la primavera tardía, hacia finales del mes de abril, desde Mozambique donde tiene sus cuarteles de invernada. Inicia su viaje hacia el mes de marzo, atraviesa Somalia, y por el reino de Saba, actual Yemen, atraviesa los desiertos de Arabia, el Golfo Pérsico, y llega a las orillas del Tigris y el Éufrates. Tras superar kilómetros de lugares de conflicto y escaseces, cambia su rumbo en dirección noroeste y  bordeando la península de Anatolia, atraviesa Grecia y el Mediterráneo por Italia y termina finalmente por llegar a Basokolore. Año tras año me llena de alegría comprobar que ha regresado de nuevo.

Hacia mediados de agosto inicia el viaje de vuelta hacia África, no directamente hacia el sur por el estrecho de Gibraltar, como hacen otras aves insectívoras transaharianas, sino que por el norte de los Pirineos se dirige hacia el Norte de Italia, para luego atravesar el Mediterráneo directamente hacia el sur, cruzándose en Lampedusa con otros migradores que por mar se juegan la vida hacia el “paraíso” del norte; atraviesa el desierto del Sahara por Libia, reposta en Sudán, y de allí de nuevo, a las sabanas de Zimbabue y Mozambique donde pasa, lo que para los que nos quedamos, es el invierno. Este viaje ha sido un poco más corto, unos 9.000 kms.

¿Por qué realiza esta extraña migración, por qué sigue esas rutas, por qué tantos kilómetros, por qué y cómo regresa de nuevo a Basokolore, al mismo sitio,…?, …

Trackback URL

,

Sin comentarios en "ALCAUDÓN DORSIRROJO, de Mozambique a Basokolore y sin papeles. 2018"

Hola extrao, deja un comentario:

ALLOWED XHTML TAGS:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Suscribirse a los comentarios